Historia

La CAPACO, fue fundada el 19 de octubre de 1967 e instaló sus oficinas en el edificio del Centro Paraguayo de Ingenieros hasta el año 1993, en que inauguró su actual sede social ubicada en Cervantes y Víctor Hugo.

Si bien se define a la CAPACO como una Asociación Civil sin fines de lucro, con Personería Jurídica, no resulta redundante redeclararla como un conjunto de personas que Asociadas busca salvaguardar los intereses del gremio.

En todos estos años, la CAPACO veló incansablemente por los intereses de Asociados y por el libre ejercicio de sus actividades profesionales; puso en marcha a su órgano de difusión; celebró, patrocinó y participó en congresos tanto a nivel nacional como internacional; recomendó el uso y fabricación de materiales nacionales; medió, arbitró y se ajustó en un todo a sus Estatutos.

Gestionó también, ante las autoridades nacionales y entidades económicas, la sanción de leyes que favorezcan el desarrollo de la industria de la construcción, tal como lo sigue haciendo mediante su lucha para la promulgación de la nueva Ley de Obras Públicas.

Bregó para que el régimen de licitaciones de obras públicas y privadas sea justo y equitativo en sus disposiciones, su adjudicación y ejecución, así como también para que el sector público licite la mayor cantidad de obras posibles.

Sin perjuicio de ello, es postura de la Cámara el asegurarse que en las licitaciones de obras públicas, se garantice la mayor cantidad de oferentes, exigiendo en todos los casos, reglas claras y equitativas que permitan una Precalificación justa, lo que redundará en una adecuada ejecución de obras en la que el contratista no vea peligrar su cumplimiento tanto en tiempo y forma como en calidad de esas obras.

En otro orden de cosas, quedó fehacientemente comprobado que, con oportunidades, los profesionales nacionales de la industria de la construcción, supieron utilizar con pericia y eficacia nuevas tecnologías y, como ejemplo cabal, pueden citarse las grandes obras hidroeléctricas.

La industria de la construcción es un factor indiscutible de progreso a la cual activándola y fomentándola, avanzaremos con paso firme hacia el Paraguay que tanto anhelamos.